El nombre científico de esta especie es Syncerus Caffer y es miembro de la gran familia Bovidae. Hasta ahora existen dos tipos de búfalos, el africano y el asiático. Es un animal muy grande que mide entre 260 y 280 cm de largo y pesa de 800 a 1200 kg. Tiene orejas peludas y enormes cuernos anchos y lisos. Aunque es un animal terrestre poseen la capacidad de estar tiempo prolongado en el agua. Las búfalas de río generalmente producen entre 1.500 y 4.500 litros de leche por lactación. Tienen una vida productiva considerablemente mayor que la del ganado vacuno, proporcionando crías y leche hasta después de los 20 años de edad.

Producción mundial de leche de búfala

El ganado bufalino aporta buena cantidad de la producción lechera mundial, siendo en algunos países el principal animal productor. Según León (2018) las búfalas ocupan el segundo lugar en producción de leche seguidas de las cabras, ovejas y camellas, liderando este grupo las vacas. Los principales países productores de leche son India, Pakistán, China, Egipto, Nepal, Irán e Italia.

Asimismo, se ha argumentado que la mayoría de los búfalos son criados por pequeños productores, con excepción de algunos países o áreas (Italia, Siria, América del Sur) en los cuales la producción con búfalos posee mayor importancia (Mendes y de Lima, 2010).

Derivados de la leche de búfala

Con la leche de búfala se pueden fabricar otros productos, siendo el rendimiento en cada uno de estos muy bueno, entre estos se pueden mencionar: Yogurt (1,2 L leche equivalen a 1 kg de yogurt),  Dulce de leche (2,5 L de leche/ 1 kg de dulce). Mantequilla (15 L de leche/ 1 kg de mantequilla). Queso: Solo se necesitan unos 4 o 5 kg de leche de búfala para producir un kilogramo de queso mozzarella, comparados a los 8 o 10 kg de leche de vaca (Cervantes et al. 2010).

Consumo de carne de búfalo

Los búfalos también producen carne, a nivel mundial ocupan el cuarto lugar. A pesar de que la carne de búfalos no ocupa los primeros lugares en producción, es sabido que poseen bondades nutricionales comprobadas a nivel científico. Se ha evidenciado que la carne de búfalo posee: Más proteína que la de vacunos (26% vs. 24%). De igual manera su nivel de grasa es inferior a sus pares (< al 1% vs 3 – 10%). Posee 1,06% de minerales. Contiene menos ácidos grasos saturados, que son los precursores del colesterol malo (0,6 g vs. 8,13 g).

Reproducción del búfalo

Erróneamente durante muchos años se consideró que las búfalas tenían baja eficiencia reproductiva. Sin embargo, se ha demostrado que son capaces de reproducirse regularmente y tienen gran longevidad, pues pueden vivir hasta 25 años (Ecu Red, 2020). Llegan a la pubertad a los 18 meses de edad. Las hembras son servidas entre los 22 y 24 meses.

El porcentaje de natalidad del búfalo suele ser muy alto (sobre el 90%) y los partos siguen una tendencia estacionaria, su distribución depende del país. Puede ser entre julio y agosto, septiembre y noviembre, etc. Normalmente no presentan partos distócicos (parto anormal) ni retención de placentas. La duración promedio del ciclo estral de la búfala es de 21 días, en las adultas puede durar hasta 24 días y en novillas 19 días.

Generalmente cuando las búfalas están en estro no expresan los reflejos característicos como en las vacas, que tienden a brincarse unas con otras. En este período la hembra acepta el macho y este la persigue continuamente olfateando sus genitales y colocando su cabeza sobre la grupa de la hembra (Ecu Red, 2020). Es importante resaltar que el celo de las búfalas se inicia en el día y dura aproximadamente 14 horas.

Inseminación artificial

Cuando se aplica inseminación artificial es necesario tomar en cuenta los siguientes aspectos:

Detectar celo en campo, para lo cual se deben observar las hembras en horas tempranas de la mañana (antes de las 8:00 am) con ayuda de un macho recelador, el cual es un búfalo vasectomizado o con pene desviado.

Para facilitar o concentrar (no es obligatorio) las labores de inseminación artificial se puede sincronizar la presentación del celo con las hormonas prostaglandina F2 alfa o con progesterona.

Se debe usar semen de calidad genética, verificando la preservación en tanques de nitrógeno líquido con una temperatura de -196 ºC.

Las búfalas deben ser inseminadas entre 8 y 12 horas después de haber detectado el celo y se repite a las 12 horas.

Importancia del búfalo

En países latinoamericanos que poseen sabanas inundables, tal es el caso de Venezuela y Colombia, la producción simultánea de leche y carne con búfalos ha cobrado mucha relevancia en años recientes. Entre las razones que incrementan el interés podemos mencionar: Son muy buenos productores de leche y carne, se pueden usar como animales de trabajo, suelen alimentarse con forrajes de bajo valor nutricional, además ello, pueden ocupar ecosistemas limitantes para otras especies.

Es importante mencionar que la producción con búfalos en Latinoamérica y El Caribe no se encuentra solo en los ecosistemas limitantes. Existen experiencias de emprendimiento de explotaciones de ésta especie en espacios más apropiados, no solo en los países mencionados, sino en otros como Brasil, Trinidad, Argentina, Bolivia, México, etc.

Autor: Lcdo. Jesús Mosquera

Fecha

Hora

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
TURISMO

Maldivas ofrecerá turismo de vacunas

El ministro de Turismo de Maldivas, Abdulla Mausoom declaró al canal estadounidense CNBC, que prevé reactivar el turismo ofreciendo a los visitantes la vacunación contra la Covid-19

Agroclasificados

Solicitamos personal obrero

Enviar los interesados su Curriculum Vitae al correo: urveducr@hotmail.com o llamar al Cel. +57 9990087014