Prensa Agrotime: Hoy en día la apicultura supone una fuente de ingresos y creación de empleo y con un enorme potencial en las zonas rurales con mayor grado de despoblación. Pero la contribución más importante de la apicultura a la sociedad no es sólo de índole cultural o económica, sino de carácter medioambiental. Las abejas son las responsables de la polinización de un alto porcentaje de las plantas del planeta, incluyendo cultivos para la alimentación humana, llegando a aumentar de manera considerablemente las plantaciones agrícolas y en general a la biodiversidad.

Las abejas más conocidas son las abejas melíferas, responsables de producir la miel que conocemos. Sin embargo, existen cerca de 4.000 tipos de abejas distribuidas en todo el mundo. El papel de las abejas es muy importante, pues son las responsables de la polinización de miles de especies vegetales. Gracias a este proceso, las plantas son capaces de reproducirse y sobrevivir, de ahí la importancia de las abejas.

¿Cuántos tipos de abejas hay?

Las abejas son insectos pertenecientes a la super familia Apoidea. Se alimentan del néctar de las flores y la mayoría de las especies tienen una organización euro social: las colmenas están conformadas por una abeja reina, cientos de abejas obreras y algunos zánganos machos.

Ciclo de vida de las abejas

Las abejas atraviesan cuatro estadios durante su crecimiento: huevo, larva, pupa y adulto. Los huevos fertilizados se convierten en hembras obreras, mientras que los huevos sin fertilizar son machos. De esta forma, en las colmenas se “decide” el sexo de los individuos próximos a nacer. El esperma necesario para esto lo conserva la reina, quien es capaz de conservar en su cuerpo la cantidad requerida para mantener la colonia durante toda su vida.

Clasificación taxonómica de las abejas

La clasificación taxonómica de las abejas se divide de la siguiente forma:

Superfamilia: Apoidea

Familias:

  • Andrenidae
  • Apidae
  • Colletidae
  • Halictidae
  • Megachilidae
  • Melittidae
  • Stenotritidae

Cada una de estas familias posee, a su vez, diversas subfamilias, tribus, géneros y especies. A continuación, veremos los tipos de abejas por familias.

 

Las abejas en el mundo

Muchas especies de abejas recogen el néctar que luego convierten en miel y lo almacenan como fuentes de alimento. Sólo las abejas que viven en grandes colonias almacenan cantidades de miel considerables; entre éstas tenemos: las abejas del género Apis (abejas melíferas), Trigona y Melipona (Meliponas) que la gente ha aprendido a conocer con el pasar del tiempo como productoras de miel. Hasta el siglo XVII la miel de abeja era la única sustancia dulcificante comúnmente disponible.

Las abejas melíferas más ampliamente usadas son las razas europeas de Apis mellifera, una especie de abeja que se encuentra también de África y el Medio Oriente. Las abejas melíferas no son originarias de las Américas, Australia, Nueva Zelanda ni de las islas del Pacífico, pero durante los últimos cuatro siglos han sido introducidas razas europeas en todas estas Regiones. Durante los últimos 30 años, su uso en Asia ha aumentado.

Los materiales y tecnologías de la apicultura son conocidos por haber sido utilizados con las razas de abejas melíferas de origen europea. Y la mayor parte de los estudios sobre las abejas se refieren a esta especie.

África

Las Apis mellifera originarias del África tropical son un poco más pequeñas que las europeas y su comportamiento es muy diferente. Son mucho más sensibles al peligro y salen de los panales para defenderlos. Las abejas melíferas tropicales tienden más a abandonar sus nidos o colmenas cuando son importunadas porque la posibilidad de sobrevivir es mayor en los climas tropicales. En algunas Regiones los enjambres de abejas melíferas emigran estacionalmente. Es importante tener en cuenta estos factores en la crianza de abejas en las zonas tropicales.

Asia

Hay muchas especies de abejas melíferas originarias de Asia. Algunas pueden ser criadas en colmenas, otras construyen panales individuales al abierto y no pueden ser criadas en colmenas. Los cazadores de miel saquean estos panales en búsqueda de su precioso néctar. En Bangladesh, India y Nepal, por ejemplo, la mayor parte de la miel proviene de la recolección de los panales silvestres.

Las Américas

No hay razas de abejas melíferas originarias de las Américas. Su nicho ecológico está ocupado por muchas diferentes especies de abejas sin aguijón que fueron, y en algunas áreas todavía son, explotadas por su miel que es de particular importancia por sus propiedades medicinales. No sabiendo nada de estas abejas indígenas, los colonizadores europeos llevaron abejas europeas al nuevo continente, sobre la base de las cuales se empezó a desarrollar la industria. En 1956 fueron introducidas algunas reinas de Apis mellifera africana en Brasil. Estas abejas sobrevivieron mejor en el Brasil tropical que sus predecesoras europeas, volviéndose en poco tiempo dominantes. Son conocidas como ‘abejas asesinas’ por los medios de información y se han extendido a lo largo de América del Sur y Central y el sur de los Estados Unidos. Presentan muchas de las características de las abejas melíferas africanas, lo que ha producido un cambio necesario en la gestión de las actividades de apicultura, en la búsqueda de mejores rendimientos para los apicultores

¿Es rentable ser apicultor?

Por el lado de los ingresos, una explotación apícola obtiene sus ganancias, sobre todo, a través de la venta de los diferentes productos de las colmenas como la miel, el polen, la cera, enjambres o incluso servicios como la polinización. Por desgracia, no le podemos pedir a nuestras colmenas que nos den todo eso a la vezporque nos enfrentamos a diversos factores condicionantes.

Existen factores puramente biológicos y si a una colmena le sacamos tres enjambres no podemos exigirle además que nos dé toneladas de polen y un cosechón de miel. Igualmente, la climatología del año es fundamental, solo hay que echar un vistazo a las últimas temporadas para verlo claro. Esto nos lleva a una reflexión, y es que:

Tenemos que tener adaptadas nuestra explotaciones para destinar su producción a lo que pueda ser más rentable cada temporada. Ya sea elegir donde trashumar o plantearse cambios más profundos. Pero, tan importante como la anterior, es saber comercializar lo producido, lo que se traduce en el poder de negociación del apicultor en la cadena de valor.

Fecha

Hora

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Reportajes Notas Corporativas

Manzanas: la fruta más popular en todo el mundo

Se denomina fruta a aquellos frutos comestibles obtenidos de plantas cultivadas o silvestres que, por su sabor generalmente dulce-acidulado, su aroma intenso y agradable y sus propiedades