Prensa Agrotime: El acuicultor está obligado a implementar medidas de bioseguridad en sus cultivos, lo que les permitirá mejorar la seguridad de los organismos que produce y minimizar las perdidas por enfermedades con la finalidad de garantizar el éxito de su emprendimiento. La excesiva fluctuación de los factores abióticos como oxígeno, salinidad y temperatura así como las altas densidades facilita la diseminación de los patógenos dentro de los estanques de cultivo. Debido a esto el camaronicultor debe tomar las medidas de prevención (cuando se pueda) para evitar que los organismos en cultivo se estresen, y por ende, se vuelvan susceptibles a las enfermedades.

Principales enfermedades del langostino

El Camarón tiene siete enfermedades virales según Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), las cuales son consideradas trasmisibles y de importancia significativa para la salud pública; estas enfermedades virales son: virus del síndrome de la mancha blanca (WSSV), virus del síndrome de la cabeza amarilla (YHV), virus del síndrome de Taura (TSV) virus del síndrome de la mortalidad aislada del desove (VMD), baculovirosis tetraédrica (Baculovirus penaei – BP), baculovirosis esférica (Penaeus monodon-tipo baculovirus) y virus de la necrosis hipodérmica y hematopoiética infecciosa (IHHNV); todos los países miembros de la OIE están obligados a reportar estas enfermedades, de tal forma que la dispersión de estas enfermedades pueden ser monitoreadas e instituir una legislación que prevenga su diseminación.

Medidas de Prevención

Se conoce que los crustáceos no poseen un sistema inmunitario específico ni con capacidad de memoria (Berger, 2000 en Rendón y Balcázar, 2003), lo que impide la utilización de vacunas (Rendón y Balcázar, 2003). Una vez que el virus  afecta el cultivo, no existen químicos o medicamentos disponibles para tratar las infecciones, pero la buena gestión del estanque, agua, alimento y el estado de salud de la población puede reducir la virulencia.

La disponibilidad de reproductores libres de patógenos específicos (SPF) o resistentes a patógenos específicos (SPR) provee un medio para evitar las enfermedades, aunque las siguientes medidas se bioseguridad también son importantes (FAO, Briggs et al. 2005):

– Uso de semilla de fuentes certificadas como libres de enfermedades.

– Secado y arado de los fondos de los estanques entre cada ciclo de producción

– Reducir la tasa de recambio de agua

– Usar redes para evitar las aves

– Colocar barreras alrededor de los estanques

– Procedimientos sanitarios.

Autor: Jesús Mosquera Foto: Archivo

Fecha

Hora

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Reportajes Notas Corporativas

Manzanas: la fruta más popular en todo el mundo

Se denomina fruta a aquellos frutos comestibles obtenidos de plantas cultivadas o silvestres que, por su sabor generalmente dulce-acidulado, su aroma intenso y agradable y sus propiedades